Saltar al contenido

Recetas de Salmorejo

En nuestra gastronomía existen muchas recetas fantásticas para hacer un primer plato delicioso para cuando organizamos una comida o cena. Este es el caso del salmorejo, una receta sencilla de la gastronomía andaluza donde es muy común usarlo como primer plato en los menús diarios de la zona.

Con estas recetas vais a poder prepararlo de forma casera en muy poco tiempo, así que echadles un vistazo para aprender a preparar este delicioso manjar.

Receta de salmorejo casero

Ingredientes del salmorejo:

  • 1 kg. de tomates.
  • 200 gr. de pan.
  • 1 cucharada de aceite.

Cómo hacer salmorejo casero

El salmorejo es extremadamente fácil de hacer. Seguid estos pasos y lo tendréis listo en un momento.

  1. Primero necesitamos trocear varios trozos de pan, mejor si es del día anterior, y lo ponemos en la batidora, junto con un chorrito de vinagre y el aceite, para que el pan quede bien empapado.
  2. Ahora pelamos los tomates y los troceamos en trocitos pequeños, que también echamos a la batidora. Esparcir un poco de sal y listo para batir. Si queréis que tenga un sabor más picante, se puede añadir un diente de ajo o pimentón picante.
  3. Batirlo todo bien hasta que esté bien triturado, y de esta forma conseguiréis un salmorejo bien líquido y listo para servir.

Curiosidades del salmorejo

Según muchos expertos, la historia del salmorejo podría remontarse incluso a la edad de piedra, época en la que los ingredientes se preparaban triturándolos con piedras. Esta forma de preparar los alimentos era la más popular, y era así como se preparaban casi todos los alimentos.

En un principio el salmorejo que conocemos hoy día se denominaba “salmorejo blanco”, puesto que no se utilizaba tomate para prepararlo. No fue hasta ya avanzado el tiempo cuando se empezó a hacerlo para darle el tono rojizo que tanto lo caracteriza. Además, con los avances tecnológicos de hoy día, se ha convertido en un alimento muy popular por la facilidad de prepararlo gracias a una batidora.

Una de las particularidades de este plato, es que al llevar tanto tomate, tenemos un plato estupendo para las personas que sufran de hipertensión, pues ayuda a regularla gracias a su alto contenido en sodio. También ayuda a que la cicatrización de las heridas y su curación sea más rápida por la vitamina C.

También ayuda con el control de los fluidos corporales de nuestro organismo, reduciendo la posibilidad de retener líquidos. Y, lo más curioso, es que algunos expertos aseguran que el tomate tiene un cierto efecto afrodisiaco en el ser humano.